Despellejemos al dragón

Últimamente por las noches estoy leyendo con mi hijo “La travesía del Explorador del Amanecer”  de CS Lewis o como muchos la conocerán “la III parte de Crónicas de Narnia” que en realidad es la IV pero no nos vamos a pelear por eso  J.

La cuestión es que en una parte del libro uno de los aventureros el ambicioso,  pedante,  mal portado por medio de un encanto se transforma en Dragón, limitándolo en muchos aspectos de su vida cotidiana y sobre todo a estar con su equipo e  interactuar, este  solo puede regresar a su forma humana hasta que Aslan el león salvador de Narnia, quita todas sus pieles de un tajo las desgarra con sus afiladas zarpas y al parecer según Lewis dolió mucho.

Cuando lo leí realmente no medite al respecto, sino hasta ahora que me decidí a escribir al blog, pienso que todos tenemos esa coraza de dragón que nos limita en muchos aspectos de la vida que nos frena pero si queremos triunfar tenemos que quitarlas (aun así duela).

Si queremos triunfar hay que trabajar mucho en eso limando esas pieles que no nos dejan desarrollarnos desbaratando, matando al dragón para que quede el hombre.

Todos podemos si queremos, así que despellejemos al dragón y tomemos ahora la decisión de triunfar porque eso no es un derecho es un deber que el señor nos lo exige. Dios les cuide y les guie.

2 Crónicas 26:5 Buscó a Dios durante la vida de Zacarías, que le instruyó en el temor de Dios; y mientras buscó a Yahvé, Dios le dio prosperidad.

Nota: para este artículo se utilizo la Biblia de Jerusalén para obtener las citas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s