¿Quieres ser exitoso? ¡Evita el síndrome del sapo!

Este hermoso día que Dios nos ha regalado quiero convertir el blog en un laboratorio para poder demostrar en que consiste el tan dañino Síndrome del sapo.

Lo haremos de forma teórica no queremos dañar a tan fea criatura pero al fin criatura de Dios jejejeje.

Así que paso a describirles el experimento y luego en que consiste el susodicho síndrome.
– Primero conseguimos una cocina de gas o eléctrica.
– Conseguimos un sapo de tamaño mediano (puede ser pequeño tampoco es importante el tamaño pero si debe de ser Sapo jejeje)
– Luego una olla o recipiente, llena de agua al tiempo (esto es importante), lo suficientemente grande para que quepa cómodamente nuestro batracio amigo.
Proceso.

Colocamos el sapo en el recipiente con agua al tiempo y en la cocina iniciamos a calentar el agua, gradualmente debe de realizarse lo suficientemente lento para que los cambios de temperatura no sean bruscos.
Se supone que nuestro amigo al ser anfibio y batracio de sangre fría, se adaptara al cambio de temperatura y no intentara escapar; como su sangre es menos densa que el agua antes de que el agua hierva nuestro amigo morirá y tendremos listo el camino para hacer una sopa de sapo jajajaja.

Este experimento que según se dice se realizó en el siglo XIX dio paso a darle el nombre a dicho comportamiento, también conocido como “síndrome de la rana hervida”. A esta altura usted tal vez se está preguntando ¿entonces qué diablos es este síndrome? ¿En qué consiste? ¿Cómo me contagio de él? ¿Siempre me dijeron sapo guapo de apodo será que lo tengo? ¿La panza de sapo que eche es síntoma del síndrome?
Resulta que el sapo se adapta al cambio, como muchas empresas, como muchos padres, o muchas parejas; pero al final el sapo muere ¿Por qué? Porque a pesar que él se adapta, él no reacciona.

Mateo 24:44
(44) Por eso, también vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre.

Mateo 25:13
(13) Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora.

Jesús mismo nos exhorto a estar atentos a los cambios (Mateo 24:6-21), no solo para quedarnos impávidos sino para reaccionar ante estos. De lo contrario nos pasara lo mismo que le paso a este desafortunado animal. Porque no basta con adaptarnos al cambio, tenemos que reaccionar ante el cambio, si es una empresa no basta con contratar más y más gente para cubrir necesidades sin analizarlas.

Tampoco basta con decir “mi hijo está creciendo” y quedarse imperturbable al notar cambios en nuestros hijos para luego por falta de reacción ver que él está atrapado en las drogas.O tampoco basta con adaptarnos a la rutina diaria y despertar un día viendo que por no comunicarnos fracaso nuestro matrimonio.
Amigos es difícil pero debemos de “estar atentos” para reaccionar al cambio, es importante adaptarse, comprender el cambio pero para que reaccionemos a este y poder hacerle frente de la mejor manera.

No te acomodes a tu status quo y pretendas llegar muy lejos sin hacer nada, parafraseando a este gran genio de la humanidad Albert Einsten les dire: “Si quieres resultados diferentes, deja de hacer lo mismo”
Así que no dejes que el síndrome del sapo te atrape tú no eres un batracio, tú eres un hijo de Dios hecho a su imagen, puedes reaccionar y salir adelante si te lo propones. El señor dijo:

Deuteronomio 2:3
(3) ‘Ya lleváis demasiado tiempo rodeando estas montañas; id ahora hacia el norte.

Vamos amigos ya estuvimos demasiado tiempo esperando, dando vueltas en el mismo lugar; busca tu norte ve por la tierra prometida, el señor está contigo pero tú debes de luchar por ella.

Así que pongamos manos a la obra y empecemos a orientar nuestro camino al éxito adaptándonos y accionando en favor de nuestras metas, en un futuro post retomaremos el tema y aconsejaremos como detectar si nos hemos infectado del detestable “síndrome del sapo” (nada tiene que ver su cara ni su panza) jejejeje.


Que el señor les de las fuerzas y la guía que necesitan para orientar su ruta hacia el culmen de sus metas. Dios los bendiga y les de Luz.

1 Reyes 2:3
(3) Guarda lo que Yahvé tu Dios manda guardar, siguiendo sus caminos, observando sus preceptos, órdenes, sentencias e instrucciones, según está escrito en la ley de Moisés. Así tendrás éxito en cuanto emprendas, según todo lo que te aconsejo.

Nota: Para este post usamos la biblia de Jerusalén para obtener las citas

Anuncios

5 pensamientos en “¿Quieres ser exitoso? ¡Evita el síndrome del sapo!

  1. Buenísimo post, Wirwin!!!

    Tiempos sin comentarte, pero frecuentemente leyéndote! =) y me llamó la atención una ejemplificación que mencionaste.

    A la verdad estaré a la espera de la siguiente parte de este tema y extraño síndrome.

    Dios continúe bendiciendo tu vida y la de los tuyos, amigo Wirwin!

    Bendiciones, salud y paz! o/

  2. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s